viernes, 22 de mayo de 2009

Campeones de América

¡AL FIN LA COPA LIBERTADORES!


Después de años de espera, al fin el viejo sueño de River, y la más grande obsesión de Angel Labruna, se pudo concretar.

Otra vez, River tuvo que sacrificar garantizarse el nacional por llevar a sus más notables figuras a jugar la Libertadores. Pero el sacrificio valió la pena: River comenzó el torneo con Pumpido; Gordillo, Ruggeri, Borelli, Montenegro, Enrique, Gallego, Alonso , Alfaro , Amuchástegui (Centurión), Morresi (P. Hernández) y Goycoechea, Saporiti y Saralegui en el banco de suplentes. Fue un partido donde Boca jugó con fervor y a River le faltó precisión, llegando sólo al 1 a 1 que bastaba para clasificarse. Pero la cosa mejoró notablemente ante el Wanderers en Montevideo, donde Alzamendi le metió dos increíbles goles a sus compatriotas, terminando el encuentro 2 a 0. Otro 2 a 0 ante Peñarol dejó a los uruguayos sin poder de reacción, con una pelota que le había pasado el fabuloso Alonso a Centurión para que concretara dos remates en siete minutos. La revancha de Peñarol en el Monumental terminó con un 3 a 1 en el que River se mostró tan grande que esos tres goles fueron pocos, al lado de lo que podía. Enzo Francescoli ya no estaba para hacer goles: había partido al Nantes de Francia. Pero había dejado detrás de él a un equipo bien formado. Llegó la hora de vencer al Wanderers, que quedó en un 4 a 2 antes de un clásico que ganó River 1 a 0, lo que le dio a River 11 puntos, 8 a Boca, 8 a Wanderers y 4 a Peñarol. Ya semifinalista, River logró un 0 a 0 frente a Argentinos Juniors que se defendió con garras y dientes. En Guayaquil River se ganó otros 3 puntos al derrotar al Barcelona 3 a 0, en un encuentro en el que Alonso fue expulsado junto a Lupo Quiñones por una discusión fuerte que sostuvieron, que determinó que Alonso fuera suspendido por dos partidos. River ya era el líder del grupo A, por lo que no tenía mucho que temer. Volvió a derrotar 4 a 1 al Barcelona en el Monumental, presionado hasta desconcertar al rival con goles de Centurión a los 3 minutos, Alzamendi a los 12 , Quiñones metió un gol en contra favorable a River y Centurión concretó otro tanto a los 39 minutos.

El partido siguiente era ante Argentinos Juniors. River, con sólo empatar, se clasificaba finalista. Sin Alonso - por la suspensión- ni Gallego -por estar lesionado- ,el equipo de la franja roja no llegó a dar lo que sabía, y fue batido por Argentinos 2 a 0, dándole al rival la posibilidad de ganarle al Barcelona para igualar puntos con River y llegar a un tercer partido. Cosa que logró. River y Argentinos se volvieron a encontrar en la cancha, en un partido 0 a 0 que ganó River por diferencia de goles.

América de Cali acababa de ganarle al Olimpia de Paraguay, por lo que sería el próximo rival de River el 23 de octubre en Colombia. Gallego y Alonso pudieron incorporarse, y se sumó al grupo la eficacia de Juan Gilberto Funes como número 10, quien logró un hábil gol girando sobre sí mismo. Alonso concretó el segundo. Cabañas logró vencer a Pumpido en el único tanto colombiano, apenas empezado el complemento que tuvo a todo el plantel de América desesperado por llegar a un empate que no se logró porque la defensa de River no dejó entrar más la pelota a su área. Mientras todos los argentinos festejaban el glorioso triunfo, Santilli los hizo bajar a tierra sentenciando: "Faltan noventa minutos". River le llevaba dos puntos de ventaja al América de Cali el día en que la hinchada esperaba a los jugadores argentinos para llevarlos en andas en Ezeiza. Alonso, por su parte, no perdió la oportunidad de dedicarle la victoria en Colombia "a todos los que nos llamaron gallinas"


NOCHE DE GLORIA


La noche del 30 de Octubre el Monumental reventaba de gente que cantaba, adelantando el resultado: "!Campeoooones ! !Campeooones!".

El presidente de la AFA, Julio Grondona, ingresó a los vestuarios a desearles personalmente al plantel de River "la mejor de las suertes"

El estadio se llenó de papelitos cuando entró la formación riverplatense: Pumpido; Gordillo, Gutiérrez, Ruggeri y Montenegro; Enrique, Gallego, Alonso y Alfaro (56 m. Gómez); Alzamendi (78 min. Sperandío) y Funes. Los suplentes fueron: Goycoechea, Troglio y Centurión, con la dirección de Veira. El América de Cali formaba con Falcioni; Valencia (De Avila), Espinosa, Luna y Porras; González Aquino (Escobar), Ischia, Cabañas, Battaglia, M. Ortiz y Gareca .El DT colombiano era Ochoa Uribe. José Wright fue el árbitro. La lluvia torrencial complicó las cosas: América jugó contenido, esperando la reacción de River, y River también empezó jugando como a la espera, con una pelota que estuvo demasiado en el centro y poco en los extremos. Alonso fue marcado ferozmente, y hubo unos cuantos intentos fallidos de gol de River: cabezazos de Gareca y Porras, pelotazo contenido de Funes, todos en el primer tiempo.

En el segundo tiempo Gutierrez y Ruggeri parecieron entrar con fuerzas renovadas. Le anularon un gol a Enrique, y Gareca se hizo expulsar a propósito, para sacarlo de la cancha también a Montenegro. Diez minutos más, y hubo otro gol de Battaglia contenido. Funes metió otra pelota en el palo izquierdo del arco, pero la segunda entró: un zurdazo bajo aprovechando un hueco dejado por Falcioni: ¡¡GOOOOOOOOOOOOOOL!!

El Monumental vibró y la gente lloraba de emoción bajo la lluvia torrencial. El plantel le dedicó la Copa a Enzo Francescoli, que tanto había hecho por el club.

Por su parte, Juan Gilberto Funes se la dedicó "a la hinchada de River, esa agente tan maravillosa que hizo el esfuerzo de darnos fuerzas, siguiéndonos a todos lados." En la vereda de enfrente del Monumental, una cadena de hamburgueserías realizó una fiesta para agasajar a los campeones, en las que se premió a los jugadores con un viaje a Las Leñas para cada uno.

Al fin se había hecho realidad un sueño siempre esquivo y esperado: !RIVER ERA CAMPEON DE AMERICA !

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada