viernes, 22 de mayo de 2009

El negocio del fútbol

EL NEGOCIO DEL FUTBOL

Si algo marca la enorme diferencia existente entre el fútbol el sus comienzos y el actual, es que en sus comienzos la única pasión la daban los colores de la camiseta. Actualmente, el color de la camiseta viene con una marca en el medio, que se vende a los simpatizantes , y que estos usan -gratis- igual que quienes cobran por lucirlas.

El periodista Juan Sasturain opina que "antes se jugaba al fútbol por amor a la camiseta. Ahora los jugadores son empleados y los dirigentes son empresarios, y el deporte se convirtió en una empresa que no tiene nada que ver con el fútbol original." La pasión por un club también la instila el dinero.

River Plate también fue pionero en esta materia, al haber sido el primer club que pagó una suma fabulosa por un jugador y luego otro, recibiendo así el mote de "Millonarios".

El fúbol mueve millones de pesos, porque miles de personas están atentas a él. Y todo aquello que la gente mire mucho se convierte en un gran negocio.

La primer publicidad en una cancha apareció en 1932, en un tablero que llevaba la marca de la revista de fútbol "Alumni", adonde las tribunas podían ver cómo se iban marcando los tantos de partidos disputados simultáneamente en otras canchas.

El primer club que empezó a vender el espacio de sus camisetas para hacer publicidad fue Boca Juniors, que recién en 1983 aceptó lucir la propaganda de "vinos Maravilla".

River empezó a vender sus camisetas en el año '85, estrenando la publicidad de neumáticos "Fate".Luego pasaron a lucir en sus pechos las marcas de "Peugeot", "Credencial" ,"Sanyo" , y a
mediados del '96 la marca "Quilmes". En el 2006 firmó un contrato para auspiciar a “Petrobras”. La radio fue pionera en la explotación de los "tiempos muertos" entre pase y pase, en los que los relatores mencionaban rápidamente un producto de consumo masivo , especialmente aceites de cocina, fijador de cabello para hombre y hojitas de afeitar.

La televisación de los partidos hizo que se explotara cada centímetro cuadrado que rodeaba a la cancha, con publicidades de la más diversa índole, pero - obviamente- con preponderancia de productos de uso masculino. Empresas extranjeras llegarán a pagar publicidades en tribunas argentinas de partidos televisados al exterior.

La industria publicitaria que rodea al fútbol hizo estampida en los últimos añ os. Los jugadores más importantes firmaron millonarios contratos de exclusividad con empresas de ropa deportiva que se comprometen a vestirlos si ellos sólo usan su marca y ponen su rostro para la publicidad. Siendo hace pocos años Adidas, el líder absoluto en este ramo, ahora quedó atrás arrasado por firmas como Nike y Reebok.

En abril de 1996, la Asociación de Fútbol Argentino firmó el contrato más importante de su historia. Se trata de que a partir del primero de Enero de 1999 las selecciones nacionales dejan de vestir Adidas para vestir Reebok. Reebok sería el sponsor oficial de los seleccionados argentinos, y abonaría por ocho años de contrato 60 millones de dólares -, además de regalías y premios- que elevarían el monto a unos 80 millones de dólares en total.

Reebok le ganó a Adidas por ser la mejor oferta, y no sólo vistió a la selección, sino que pasaría a ser sponsor de River Plate. La AFA se convirtió así en la federación mejor paga del mundo, ya que el record lo tenía hasta ese momento la federación italiana con un pago de 20 millones de dólares por parte de la fábrica Diadora de indumentaria deportiva. (Ahora el récord lo tiene Francia al ganar 2,5 millones por temporada hasta el 2011 más 42,6 millones de Euros por año gracias a Nike) Reebok viste a los seleccionados de China y Rusia, además de los equipos Aston Vila y Liverpool de Inglaterra, la Fiorentina de Italia, y el Fluminense de Brasil.

Reebok, propiedad de Bob Meeks, nació como una empresa filantrópica de un hippie de nombre Foster, y siguió con una tendencia loable de ayudar a emprendimientos humanitarios , que le dió una excelente imagen empresarial, que obviamente redundó en buenos dividendos y en eclipsar a la legendaria Adidas a la hora de firmar contratos.

Reebok estaba patrocinando en este momento a Gabriel Omar Batistuta, a Trotta de Vélez, Capria de Racing, Mazzoni de Independiente, Gabrich de Newell's, y a Leonel Gancedo de River Plate.

La cervecera Quilmes, una de las empresas m s fuertes de la Argentina, invierte 6 millones de dólares anuales para que su nombre aparezca en la camiseta de los equipos que patrocina.

En abril de 1996, la noticia de que los clubes Newell's Old Boys y Rosario Central pretendían cobrarles a las radios la transmisión de sus partidos causó un enorme rechazo en todos los medios. Claro que semejante medida sería otra forma de recaudar fondos para los clubes. Pero dado que desde 1924, -fecha en que un radioaficionado llamado Horacio Martínez Seeber transmitió por LOR Radio Argentina el primer partido por radio -, nunca a nadie se le ocurrió cobrar para permitir la difusión radial de un partido, la idea pareció un disparate total. El único damnificado, si algo así llegara a ocurrir, sería el público , que vería a algunos partidos transmitidos (los de los clubes que pueden pagar la transmisión) y a otros , totalmente silenciados. Eso redundaría a su vez en contra de los clubes que no transmiten el fútbol , porque lo que no llega a conocimiento del público , hace que el interés de la gente desaparezca.

Antes, el fútbol sólo se jugaba en América y Europa. Ahora, tanto africanos como asiáticos también se mueven, queriendo entrar en el negocio. La recepción de Maradona en Corea se televisón con toda pompa no porque el partido fuera tan trascendente para los coreanos, sino porque quisieron demostrar al mundo que podían televisarlo con calidad. Los japoneses lograron que el partido final del Campeonato Mundial de Interclubes se jugara siempre en Japón, lo que significa un crédito económico permanente.

En materia de transmisión de partidos de fútbol , lo que se está ensayando todos los días es el mejor uso de la cibernética, recurso que está en una etapa de utilización también en la parte publicitaria .La nueva tecnología televisiva permitió que todos se asombraran en el Mundial '78 con la novísima televisación del "replay", o repetición de las jugadas más peligrosas o definitorias, para que todos pudieran comprobarlas instantáneamente después de ocurridas, en una Argentina donde una vídeo casetera en el hogar a £ n era una rareza.

En 1994 se usó un sistema de reproducción electrónica de las jugadas -el Telebeam- que se ganó burlas varias de parte de algunos comentaristas deportivos por parecerse más a un video juego que a un recurso serio de reproducir jugadas (A pesar de ser muy efectivo).

En 1996 se estuvo tratando de imponer un sistema de escritura electrónica que dibuja la marca de un producto sobre el césped, en el medio de la cancha, de modo tal que los jugadores y la pelota no son tapados por la marca, sino que se ven corriendo por encima de las letras. Ya es usual la transmisión de marcas y pequeños videoclips publicitarios durante los partidos, que empezaron a reproducirse en el ángulo de la pantalla, pero que parece que cada día se expanden más, hasta cubrir por momentos casi todo el campo visual de la transmisión.

Así como la revista "Alumni" indicaba en un tablero los resultados de los partidos en otras canchas , los japoneses construyeron en los estadios que fueron sede del Mundial en el 2002, unas pantallas transparentes que cubren las tribunas dejando ver el partido local a través de ella, pero proyectando sobre la misma - por instantes y en tamaño gigante- la televisación en directo de los partidos jugados en otras canchas al mismo tiempo.

El empresario italiano Luciano Benetton empezó vendiendo ropa y ahora " entrá en la Formula 1 porque es el segundo evento internacional más visto después del Mundial de Futbol. El futuro de los negocios está asociado al deporte y el tiempo libre."

La Argentina cuenta actualmente 13 canales que transmiten permanentemente partdios de fútbol en directo, diferido, que transmiten un total de 663 horas de fútbol por mes: ocho veces más horas de las que un chico pasa mensualmente en la escuela. Todos los diarios más importantes están ampliando sus suplementos deportivos, y planeando editar periódicos dedicados exclusivamente al fútbol. Las dos terceras partes del año hay un partido a diario para ver.

Los modos de difusión del fútbol aún están por descubrirse y son ilimitados. Todo lleva a una sola cosa: que la mayor cantidad de gente pueda ver la mayor cantidad de partidos, lo que en consecuencia redunda en un aumento lógico en los precios de los espacios -físicos o temporales- de publicidad.

El fútbol es un enorme negocio, aún en gran parte inexplotado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada